viernes, 25 de abril de 2014

LA FE SE ABRE CAMINO

Un testimonio de cambio de vida, siguiendo con la misma vida, por el descubrimiento de la fe a través de otra persona.


miércoles, 23 de abril de 2014

CRISTO DE LA MISERICORDIA PARA COLOREAR

Os dejo un recurso bueno para los pequeños esta semana. El próximo domingo es el de la Misericordia, una advocación polaca muy apreciada por el papa Juan Pablo II que la propuso para todos. De hecho, su canonización será precisamente este próximo domingo. Os dejo la imagen que todos conocemos del Cristo de la Misericordia, pero para que la coloreen los niños.


PARA PREPARAR LA REFLEXIÓN SOBRE EL EVANGELIO DEL DOMINGO

DOMINGO II DE PASCUA

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA

Recuperamos esta sección que era, antes del parón que ha sufrido la página, uno de los post más solicitados cada semana. Se trata de una serie de enlaces que puedan ayudarnos a preparar la reflexión sobre el Evangelio del domingo próximo, ya sea con vistas a grupos de adultos, a nivel personal o para algún grupo de escolares o catecúmenos: esto explica la diversidad de los contenidos que se enlazan. Algunos de los que se ponen, ya se ponían antes. Otros son nuevos (en esta página), Espero que os sean de utilidad.

  • BIDEAN: este recurso recuerdo que está especialmente pensado para personas que quieran hacer una reflexión completa del texto. Especialmente válido para grupos de adultos o de jóvenes, si bien habría que seleccionar lo que más interese. Enlazo también las sugerencias para preparar la liturgia dominical: LITURGIA DEL DÍA, REFLEXIÓN AL EVANGELIO y SALMO DEL DÍA EN POWERPOINT.
 
 
  • No olvido un recurso que personalmente considero muy interesante y que cada semana publica la página de Acción Católica General, que incluye un comentario para jóvenes y adultos y otro mucho más sencillo, pero con el mismo esquema (ver-juzgar-actuar), para los niños. COMENTARIO JÓVENES-ADULTOS y COMENTARIO NIÑOS
     
  • El evangelio ilustrado de ChurchForum. Desgraciadamente, siendo un elemento muy recomendable, no siempre está disponible, ni lo están todos los domingos y fiestas del año, pero cada semana que sí lo esté, lo pondremos. Precisamente el de este domingo no lo está.
 
  • Las tradicionales páginas de BETANIA  y MERCABÁ donde podéis bucear y encontrar comentarios y materiales para todos los domingos y fiestas del año.
Y... bueno, espero que a lo largo del tiempo podamos ir recopilando alguna cosa más. No olvidamos que en páginas similares a ésta, incluso enlazadas en el margen izquierda del blog, encontraréis igualmente materiales adecuados para emplear con niños. Recomiendo especialmente EDUCAR CON JESÚS, porque siempre tiene muchos y buenos materiales.

martes, 22 de abril de 2014

IDEAS PARA VIVIR LA PASCUA

El otro día escribía unas cuantas IDEAS para VIVIR la PASCUA de una manera más INTENSA o, mejor, más CONSCIENTE, porque lo que nos pasa con los tiempos litúrgicos, a los que vivimos inmersos en la liturgia, es que hasta los tiempos más importantes terminan pasando a ser tiempos ordinarios por el simple hecho de que se vuelven a repetir cíclicamente. Ante este realidad, me preguntaba qué cosas PODRÍA HACER YO para que mi Pascua no pasara como algo anecdótico. Así que ahí os dejo lo que literalmente escribí para mí y que espero que os sirva a algunos de vosotros.


  • CELEBRAR LA VIDA: con flores, macetas, plantando semillas y esperando que germinen,… La vida se abre camino y nosotros lo vivimos conscientemente y de cerca.

  • CELEBRAR LA PALABRA: leyendo a diario el Evangelio e intentando que alguna idea sencilla se repita en nosotros cada día, preferentemente ideas que hablen de vida.

  • CELEBRAR CON LOS SENTIDOS: oyendo buena música alegre, escuchando la naturaleza, viendo algún paisaje especial, paseando por jardines, degustando algún alimento típico de estas fechas,…

  • ENCENDIENDO CADA DÍA UNA LUZ: basta con una de esas velillas pequeñas, con o sin olor, que nos recuerde el triunfo de la luz sobre las tinieblas.

  • SALUDANDO A TODOS ALEGREMENTE: sin duda, la alegría debería ser una de las características de los cristianos en este tiempo de Pascua.

  • AYUDANDO A ALGUIEN: a veces, la mejor forma de celebrar la vida es haciéndola posible cuando ayudamos a personas que tienen problemas y que no ven más salidas que el desánimo.

  • HACIENDO UN CALENDARIO PERSONAL en el que vayamos escribiendo cada día algo bueno que hemos hecho o hemos visto. Ver lo positivo de las cosas nos ayuda a descubrir a Dios en lo que ocurre.

  • ORAR CADA DÍA POR UNA PERSONA CONCRETA y por las necesidades que tenga y que posiblemente conozcamos en parte.

lunes, 21 de abril de 2014

FEICITACIÓN PASCUAL

Una preciosa felicitación de Pascua que resume muy bien el sentido de este tiempo, de estos días, de este mensaje loco de salvación para los hombres.


domingo, 20 de abril de 2014

TIEMPO PASCUAL, 50 DÍAS CON UN ÚNICO MOTIVO

Me parece interesante que a la hora de enseñar a alguien lo que es o significa el Tiempo de Pascua, hagamos algo más que decir que son los 50 días que hay después de la Pascua de Resurrección. O que es un tiempo de alegría, o que hay que decir Aleluya, o... En fin, las cosas típicas que más o menos sabemos todos. Os dejo un texto que lo explica un poco más a fondo de modo que entendamos este tiempo como lo que es, una UNIDAD temporal que se arraiga en la tradición judía y llega hasta nosotros. Nunca viene mal recordar cosas básicas.

1. La cincuentena-pascual 
a) La cincuentena judía
Cincuenta días después de la fiesta de la Pascua, el pueblo judío celebraba la fiesta de las Cosechas o de las Primicias que los campos habían producido (Ex 23,16). Esto ocurría en el tercer mes judío (en nuestro actual mes de mayo). Análogamente, el mes de septiembre daba lugar a la celebración de la recolección de las últimas cosechas del año, en la fiesta de los Tabernáculos. De este modo ritualizaba el pueblo judío tres solemnidades (Dt 16,1-7).
El Deuteronomio precisa la cincuentena pascual (entre Pascua y Pentecostés): «Contarás siete semanas, a partir del día en que metas la hoz en la mies contarás siete semanas, y celebrarás la Fiesta de las Semanas en honor del Señor tu Dios» (Dt 16 9-10). Al contar siete semanas (Lv 23,15-22) a partir del día siguiente al sábado pascual, el Pentecostés judío cae siempre en domingo.
b) La cincuentena cristiana
«Al llegar el día de Pentecostés -dicen los Hechos-, estaban todos reunidos en un mismo lugar» (Hch 2,1). Los apóstoles recibieron ese día el Espíritu prometido por Jesús, y de ese modo se sella la nueva alianza. Los signos externos (lenguas, fuego, viento impetuoso) recuerdan las manifestaciones del Sinaí.
La relación de Pentecostés con Pascua es evidente en la liturgia cristiana. En la Pascua se conmemora la liberación salvadora de Jesús; Pentecostés es la comunicación de este hecho a todo el universo y a la humanidad entera a través de los creyentes reunidos en la nueva Iglesia. Pero la fiesta de la Pascua cristiana se prolonga, como en el calendario judío, por espacio de cincuenta días. Es, de hecho, una octava de domingos y una semana de semanas. Este período, denominado tiempo pascual o cincuentena pascual, conmemora a Cristo resucitado, presente en la Iglesia, y al Espíritu Santo, donación de la promesa del Padre. Así como la Cuaresma es tiempo de prueba y tentación, la cincuentena es signo de perfección y de eternidad.
2. La celebración de la cincuentena pascual
a) La octava pascual
Cuando, a finales del siglo IV, el significado primitivo de la cincuentena pascual comenzó a decaer, se empezó a celebrar la octava pascual, tanto en Oriente como en Occidente. El ciclo antiguo de las siete semanas se desdobló en otro nuevo ciclo de ocho días, con un carácter eminentemente bautismal. La octava permitía a los neófitos gustar las delicias de su bautismo, prolongando durante una semana «el día que hizo el Señor» (Sal 117, 24). Al principio fueron siete los días bautismales. El sábado era el momento en que los neófitos se desprendían de los vestidos blancos recibidos en el bautismo. Más tarde se trasladó este rito al domingo, llamado por esta razón in albis. Los nuevos bautizados tomaban asiento entre el pueblo. La octava se llamó alba o blanca.
Los neófitos o recién bautizados se reunían cada día de esta semana pascual en una basílica diferente. Como la semana entera fue festiva a partir del año 389, todos los cristianos podían participar en la eucaristía de los neófitos y recordar las fiestas bautismales en que, en años anteriores, habían participado por primera vez. Por la mañana había una misa, y por la tarde se reunían para visitar la pila bautismal. Un día de la octava, normalmente el lunes, celebraban todos los cristianos el día del aniversario de su bautismo (Pascha annotinum). De esta reunión nació la idea de recordar el bautismo todos los domingos con el asperges me (fuera del tiempo pascual) o el vidi aquam (en el tiempo pascual). La semana festiva, que ya existía a finales del siglo IV, se convirtió en tres días de fiesta en el siglo X. Por último, Pío X redujo en 1911 estos tres días de fiesta a sólo el domingo.
El objetivo de esta semana consistía en que los neófitos recibiesen las últimas catequesis, denominadas mistagógicas. La octava de Pascua está, pues, en relación con la iniciación a los sacramentos de los recién bautizados en la Vigilia Pascual.
b) Las semanas pascuales
Durante los siete domingos de Pascua, la liturgia celebra el mensaje pascual de la resurrección del Señor, la alegría de la Iglesia por la renacida esperanza, la vida nueva de los neófitos y la acción del Espíritu Santo en la comunidad cristiana. Se trata, en definitiva, de celebrar prolongadamente la Pascua. Recordemos que la fiesta principal del año no es el Viernes Santo, sino el Domingo de Resurrección.
La reforma conciliar de la liturgia ha restituido al tiempo pascual su significado. En las Normas universales sobre el año litúrgico, del 21 de marzo de 1969, se dice que «los cincuenta días que van del Domingo de Resurrección hasta el Domingo de Pentecostés se celebran con alegría y júbilo, como si se tratara de un único día de fiesta o, mejor aún, de un gran domingo» (n. 22). En suma, el tiempo de Pascua es celebración del misterio de la exaltación de Cristo, constituido Señor del universo y cabeza de la humanidad. Es período de plenitud y de profundización en el bautismo recibido o en la fe ya vivida. Es cincuentena hasta Pentecostés, en que predomina la acción del Espíritu. Es tiempo de alegría y de banquete (sin ayunos), al que se asiste de pie (no de rodillas), en el que se canta el aleluya y en el que la comunidad se reconoce como misterio de comunión fraternal, realizada por el Espíritu de Jesús en forma de koinonia.
3. La fiesta de Pentecostés
Entre los judíos, la fiesta de la Cosecha, o día de la acción de gracias, se celebraba en tiempos de Jesús siete semanas después de Pascua; era la fiesta de los Primeros Frutos (Nm 28,26), de la Recolección (Ex 23,16) o de las Semanas (Ex 34,22). En razón del número «cincuenta», se denominó Pentecostés. Los rabinos del siglo II de nuestra era conmemoraron ese mismo día la entrega de la ley en el Sinaí y la conclusión de la alianza.
Entre los cristianos, la fiesta de la Pascua se prolonga por espacio de cincuenta días, denominado «tiempo pascual» o «cincuentena pascual», que finaliza con el día de Pentecostés. Pentecostés es fiesta litúrgica comparable a la Pascua. Está por encima de la Navidad, la Epifanía o el Corpus. Pero no es fiesta separada, puesto que corona la Pascua. El último día de los cincuenta, por influjo judío de Pentecostés, tuvo desde el siglo II un relieve particular. Influyó la mística de los números: el cincuenta es consumación, conclusión y sello. La fiesta de Pentecostés se desarrolló con vigilia bautismal y octava en el siglo IV. La cincuentena pascual es tiempo de plenitud, de alegría y de acción de gracias por los frutos recibidos, y predomina en él la acción del Espíritu.
a) La Vigilia de Pentecostés
La Vigilia de Pentecostés tiene un esquema parecido al de la Vigilia Pascual, ya que era una segunda oportunidad para que quienes no se habían bautizado en esta última lo hicieran. No se bendecía el cirio ni había pregón pascual, pero siempre hubo varias lecturas, con bendición de la pila, bautismos y eucaristía bautismal. Es vigilia adecuada para reunir a varias comunidades y disponerse a celebrar la donación de la promesa del Padre, que es el Espíritu Santo. En esta celebración se pueden acentuar los tres símbolos del Espíritu: viento-soplo, agua y fuego-luz. De un modo concreto, pueden simbolizarse el fuego (hoguera), las llamas (lámparas), el agua (jarra o tinaja) y la torre maldita (muro). Pentecostés es la confirmación de la Iglesia, del mismo modo que la Confirmación es el pentecostés del cristiano.
Los tres pasajes del Nuevo Testamento que hablan de Pentecostés se refieren a la fiesta judía: Hch 2,1; 20,16; 1 Cor 16,8. La fiesta cristiana coincide con la judía en el nombre («pentecostés» significa «cincuenta») y en el momento (siete semanas después de Pascua). No celebra simplemente la siega de cereales (fiesta de la Cosecha o de las Semanas) ni la antigua alianza del Sinaí (donación de la Ley), sino la ascensión de Cristo (nuevo Moisés) al Padre y la efusión del nuevo Espíritu. El Pentecostés cristiano celebra el don escatológico del Espíritu Santo y la apertura de la Iglesia a nuevos pueblos. (La fiesta de la Ascensión tardó en desglosarse de la de Pentecostés).
El evangelio de la Vigilia pone el grito de Jesús («¡El que tenga sed, que venga a mí; el que crea en mí, que beba!») en relación a los ritos del agua que se celebraban en la fiesta judía del Templo o de los Tabernáculos. Jesús es la roca, el agua viva, el Espíritu de Dios hecho carne. Nos invita a todos a beber dicho Espíritu.
b) El Espíritu de Pentecostés
En su encuentro con el hombre, Dios se manifiesta como Espíritu, comparado en la Biblia al viento y al aliento, sin los cuales morimos. El Espíritu de Dios es la respiración del cristiano. Es viento -como huracán o como brisa- del que no se sabe a veces su procedencia; pero también es fuerza ordenadora frente al caos. Asimismo, es aliento que se halla en el fondo de la vida: es fuerza vivificante frente a la muerte. El soplo respiratorio del hombre viene de Dios, y a él vuelve cuando una persona muere. También es huracán que arrasa o viento reconfortante. El mismo Espíritu se manifiesta particularmente en los profetas, críticos de los mecanismos del poder y del culto desviado y defensores de los desheredados; el Espíritu transforma a los jueces en promotores de la justicia por su fuerza socializadora.
El mismo Espíritu que fecunda a la Iglesia y a los cristianos creó el mundo y dio vida humana al «barro» en la pareja de Adán y Eva. Desgraciadamente, se desconoce el Espíritu al considerarlo etéreo, abstracto o inapreciable. Sin embargo, lo confesamos en el Credo: creo en el Espíritu Santo. De un modo pleno reposó el Espíritu de Dios sobre el Mesías. Así se advierte en la concepción de Jesús, en su bautismo y comienzo de su misión, en el momento de su muerte y en las apariciones del Resucitado. Jesús muere entregando el Espíritu y se aparece a los discípulos insuflando nueva vida. El Espíritu es, pues, don de Dios, personalidad de Jesús, fuerza del evangelio, alma de la comunidad. Su donación en Pentecostés tiene como propósito crear comunidad («ruido» que conmociona, «voz» que interpela y «fuego» que calienta), abrirse a los pueblos y culturas, impulsar el testimonio y defender la justicia y la libertad.
La fuerza del Evangelio es Espíritu que llama a conversión, expulsa lo demoníaco, reconcilia a pecadores, mueve a optar por los pobres y marginados y crea Iglesia comunitaria. En suma, el Espíritu promueve conciencia moral lúcida, da sentido agudo al discernimiento, empuja al compromiso social por el pueblo y ayuda a la puesta en práctica del mensaje de Jesús. Pecados contra el Espíritu son la injusticia, con las secuelas del subdesarrollo y de la miseria; la división de los seres humanos y de los pueblos, con todo el odio generado; las dictaduras y el imperialismo, con los dominios del terror y de la guerra...
CASIANO FLORISTAN
Vía MERCABÁ

EL ALELUYA DE LA TIERRA

Un tema clásico de Brotes de Olivo para cantar el ALELUYA de Pascua con un claro mensaje de reivindicación de la VIDA de este mundo que parece no aprender de sus errores. Nosotros, en cambio, seamos mensajeros de lo que hemos visto y oído: CRISTO VIVE, ALELUYA.


sábado, 19 de abril de 2014

LA VIGILIA PASCUAL

Una catequesis sobre la VIDA recuperada en Cristo.

Os dejo con el enlace de ACIPRENSA sobre la VIGILIA PASCUAL. Muchos cristianos no saben que esta es la celebración más importante del año y no la celebran por lo intempestivo de la hora, prefiriendo la Eucaristía del domingo de Resurrección. Para entenderla mejor, para que no se nos escape su significado profundo, os dejo con esta breve explicación de los signos y símbolos que se viven en esa celebración. Quizás más de uno se anime a celebrarla esta noche.

viernes, 18 de abril de 2014

VIERNES SANTO O LA PASIÓN POR TODOS LOS HOMBRES

Cada Viernes Santo nos esforzamos por centrar nuestra atención en la pasión y muerte de Jesús. Pero es complicado hacerlo si nosotros mismos no hemos vivido el dolor propio o el ajeno como propio. Si no nos hemos unido al dolor de otros o hemos experimentado el propio, es muy difícil identificarse con Jesús. Por eso, la primera misión de hoy sería estar presente en el dolor que otros viven: con aquel que perdió a un familiar, a un amigo. Con aquel que vemos cada domingo a la puerta de la iglesia pidiendo. Con el que no tiene quien le acompañe,... Cada cual debería mirar el dolor que lo rodea y hacerse partícipe del mismo para descubrir el verdadero sentido de este día.

Pero además de lo vital, el Viernes Santo tiene connotaciones que son interesantes conocer.

  • Es un día en el que ayunamos (mejor dejar cosas que nos gustan, que eso es un buen ayuno) y nos abstenemos (de carne o de eso otro que me tenga enganchado).
  • Es un día en el que la Cruz debería estar en un lugar preeminente, recordándonos la muerte de Jesús.
  • Es un día en que se lee la Pasión completa (capítulos 18 y 19 de Juan).
  • Es un día en que se Adora la Cruz.
  • No se consagra la sagrada forma, sino que se consume la reserva del día de ayer y se deja cada iglesia sin el santísimo (hasta la Vigilia Pascual), sin velas encendidas, sin flores y la mesa del altar sin revestir.
  • Es el día que abre el gran silencio que se prolongará hasta la Vigilia Pascual y el repicar de campanas que anunciará la Resurrección de Jesús.
Personalmente, siempre escucho este día el Réquiem de Mozart: es una buena ocasión para meditar, leer detenidamente el relato de la pasión, estar en silencio... Acompañar en el dolor.

Para los más pequeños:

jueves, 17 de abril de 2014

JUEVES SANTO O LA PASIÓN POR EL AMOR FRATERNO

Entramos hoy en el triduo pascual. Pocas personas saben que la cuaresma ha durado hasta hoy por la mañana y que es con la celebración de la Cena del Señor, en la tarde, cuando termina este tiempo penitencial y se abre el triduo que rememora la muerte, pasión y Resurrección de Jesús.

Hay muchas cosas que se pueden decir de la liturgia de este día:

  • La liturgia está centrada en la celebración de la Cena del Señor, la Eucaristía, pero el simbolismo es más amplio, ya que el Evangelio es el del Lavatorio de los pies (evangelio que sólo nos presenta Juan) y éste nos recuerda que hoy también es el día del amor fraterno. Por último, es un día para rememorar el Sacerdocio de Cristo y, por ende, de todos los que han recibido el presbiterado.
  • Durante la mañana, o en uno de los días precedentes a hoy, se habrá celebrado la Misa Crismal, eucaristía que celebra el Obispo del lugar con todos sus presbíteros y en la que se bendicen los santos óleos que se usarán en las parroquias para los bautismos, confirmaciones o unciones de enfermos durante el año.
  • La liturgia del día tiene una serie de peculiaridades. Para empezar, cuando se celebra la eucaristía los sagrarios deberán estar vacíos, de forma que las formas que se vayan a usar hoy y en los oficios religiosos de mañana se consagren en la eucaristía del Jueves Santo.
  • Tras la celebración de la eucaristía, las formas consagradas que se emplearán mañana se trasladan en procesión hasta un lugar especialmente preparado (que tradicionalmente se conoce como "Monumento") en el que el pueblo venera la reserva de la Eucaristía hasta la celebración de los oficios del Viernes. Salvo el exorno propio de este espacio, ni se ponen flores ni se encienden velas en otros espacios de las Iglesias. Toda la atención se centra y concentra en la eucaristía, en la entrega de Jesús que culminará con su muerte el día siguiente.
  • Al terminar la Eucaristía de Jueves Santo, el altar debe quedar desnudo y no se celebrarán más eucaristías hasta la de la Vigilia Pascual. El viernes se consumirán las formas que han quedado en la reserva en una celebración parca y sencilla pero que no tendrá consagración.
  • Hoy no se dicen misas de ningún otro tipo, ni votivas ni de exequias.
  • Bien podemos decir que el personaje del día, aparte de Jesús, es Pedro, que también tendrá su protagonismo el Viernes Santo con las negaciones. Por eso, no está mal dedicar algún tiempo a meditar en su postura ante Jesús, cuando éste se arrodilla para lavarle los pies y él se niega.
Y un vídeo para los más pequeños sobre el día de hoy. Está sacado de la película de animación "El hombre que hacía milagros". Curiosamente, esta versión animada no incluye el Lavatorio de los pies. Espero que os resulte de utilidad.

miércoles, 16 de abril de 2014

VÍDEO PARA NIÑOS EN SEMANA SANTA




EVANGELIO DEL MIÉRCOLES SANTO Y PERSONAJE DEL DÍA

Vuelvo a proponeros un rato de reflexión personal partiendo del Evangelio e intentando ponernos en la piel de uno de los personajes de la pasión, algo que nos proponía hace tan solo unos días el Papa Francisco.:
  • Reflexionar sobre el PERSONAJE DEL DÍA. Aunque en el Evangelio del día vuelve a aparecer Judas y su traición, hoy puedes ponerte en la piel de Caifás, uno de los personajes más relevantes de la religión judía en tiempos de Jesús.
  • Date un tiempo para ORAR de forma que no pases de largo este día sin meditar en la Pasión de Jesús.

martes, 15 de abril de 2014

EVANGELIO MARTES SANTO Y PERSONAJE DEL DÍA

Os ofrezco un par de recursos muy apropiados para usar hoy. Buscad un rato, un espacio y la tranquilidad suficiente para hacer tres cosas:

  • Reflexionar sobre el PERSONAJE DEL DÍA, Judas,y las connotaciones que puede tener en nuestra vida la traición a Jesús por parte de uno de sus discípulos.
  • Date un tiempo para ORAR de forma que no pases de largo este día sin meditar en la Pasión de Jesús.

COLOREAR LA SEMANA SANTA

Muchos padres con hijos pequeños que estos días no tienen clases se plantean un gran problema: qué hacer con los niños durante muchas horas cuando ellos tienen que atender el trabajo, las tareas del hogar,... A veces no queda más remedio que ponerlos delante de la TV, que atonta de forma segura, o ponerles juegos de esos de tiros y muertes. En fin, ya sabéis a lo que me refiero. Para evitar que todo sea profano y vaya a fomentar la violencia o el sedentarismo, os dejo unos cuantos enlaces en los que hya dibujos para que los puedan colorear. Son referidos a la Semana Santa, por lo que de una forma sencilla se les puede estar dando algo sencillo y religioso.

DIBUJOS QUE PROPONE ORIENTACIÓN ANDÚJAR, página muy recomendada para los que no la conozcan.

DIBUJOS PARA CATEQUESIS que, como su nombre indica, nos ofrece dibujos de forma periódica para emplear en la catequesis o en el espacio familiar.

ALGUNOS RECURSOS QUE YA HABÍAMOS ENLAZADO y que, sin duda, os resultarán muy apetecibles. A saber, dos galerías de dibujos (GALERÍA 1 y GALERÍA 2) y unos dibujos algo más serios para componer un documento o celebración para estos días.

Igualmente, basta hacer una búsqueda en Google para que os salga una buena relación de imágenes, de todo tipo, tamaño y calidad, para usar. BÚSQUEDA EN GOOGLE.

Sin querer cansar, porque se podría hacer una búsqueda más exhaustiva, espero que lo que os enlazamos os resulte de utilidad.

jueves, 10 de abril de 2014

UN ESPACIO DE ORACIÓN

Hay muchas personas que dicen no tener tiempo para orar o que simplemente no saben hacerlo. Sin embargo, la oración, que es el encuentro personal con Dios es tan necesaria a la fe como lo es el agua a la vida de una planta. No orar o dejar eso para otro momento es dejar que el encuentro personal con Dios se vaya muriendo. Si dejamos de hablar con alguien o lo hacemos muy de tarde en tarde, nos damos cuenta de que la relación se enfría. Eso pasa con Dios.

Hoy os propongo un MEDIO para conseguir recordar que puedo dedicar unos minutos cada día para Dios (quitándoleso a la TV o cosas similares, que nos ocupan mucho en hacer nada). Para que eso sean posible he de BUSCAR UN RINCÓN APROPIADO en el cual colocar algún SÍMBOLO RELIGIOSO, sea una imagen que nos es familiar y querida, o un símbolo propiamente como una cruz. Ese sitio hay que iluminarlo en el momento de la oración, por lo que pongo UNA VELA que enciendo esos cinco o diez minutos que voy a dedicar a orar. Si es posible dedicar algo más de tiempo, igual hay ocasión de CREAR AMBIENTE mediante una MÚSICA SUAVE. Sirve incluso el móvil para descargarse alguna pieza clásica o relajante. A lo mejor también puedo poner algo VIVO, como unas FLORES o una sencilla PLANTA. No olvidemos poner la PALABRA, bien sea la Biblia o alguno de esos libritos que hay con el Evangelio de cada día.

Una vez creado el espacio, estaré recordando de forma visual aquello a lo que me he comprometido, de forma que bien puede estar reclamándome su momento cuando no se lo he dedicado. Si lo hacemos EN FAMILIA, mucho mejor, porque así acostumbramos a los niños a que la oración no es algo más, sino algo importante. Pueden ser cinco minutos antes de ir al colegio, o cinco minutos después de volver del trabajo, o cinco minutos antes de irme a la cama,... El caso es buscar el momento y situarnos en nuestro espacio de lo sagrado.

Bueno, espero que esta sencilla idea os sirva de acicate para comenzar o mejorar nuestros tiempos dedicados al AMIGO, al mejor amigo que podamos tener.

miércoles, 9 de abril de 2014

EL VÍA CRUCIS A MANO

Unas de las devociones más seguidas en este tiempo previo a la Semana Santa es, sin duda, el Vía Crucis o camino de la cruz. En este blog hemos enlazado en diversas ocasiones algunos modelos para poder elegir el que mejor se adecúe a nuestras necesidades (basta con escribir "vía crucis" en la caja de búsqueda que hay en la esquina superior izquierda para que se seleccionen todas las entradas al respecto, o entrando en el enlace que hay en la columna izquierda sobre Cuaresma y Semana Santa).

Sin embargo, hoy os voy a hacer una propuesta distinta. Buscando en la App Store de Apple (para iPhone o para iPad) he encontrado una aplicación llamada iViaCrucis (0,89 €) que me ha sorprendido gratamente. Tiene numerosos modelos de Vía Crucis, además de una serie de aclaraciones de qué es, cómo se reza,... que vienen bien para el que desee aclaraciones. Además de en Español, los hay en Inglés e Italiano (dos lenguas que se han de manejar si te mueves en el mundo eclesial). Hay modelos para jóvenes, para niños, contemporáneos, de santos o beatos y poéticos. Como ya he dicho, una grata sorpresa, ya que además de las diferentes necesidades, se puede llevar a mano y rezarlo en cualquier momento y lugar. ENLACE APP STORE.

También los hay para dispositivos que emplean Android. Basta con entrar en Google Play Store. La oferta es más amplia pero, según mi opinión, nada parecido a la anterior aplicación. De cualquier forma, podéis bajaros alguna gratuita o comprar alguna otra que tenga precio más o menos módico, como la anterior. Estas no las he probado, pero son otra opción.

martes, 8 de abril de 2014

PROPUESTA PARA TODA LA FAMILIA

Hoy me permito recomendar un LIBRO PARA LA FAMILIA CRISTIANA muy sencillo y muy práctico a la vez, sobre todos para las familias con hijos pequeños o jóvenes y que se preguntan cómo hacer para que sus hijos sientan el mismo ardor que ellos sienten por la fe. No es fácil, la verdad, y actualizar la fe no está al alcance de todos los padres/madres. De ahí esta propuesta:

1001 IDEAS PARA VIVIR EL CRISTIANISMO TODO EL AÑO

El libro está publicado en PPC y tiene un precio bueno (20 €), sobre todo si se tiene en cuenta que se le puede sacar mucho provecho. Trae un montón de propuestas y actividades divididas en seis bloques de dos meses cada uno, de modo que las propuestas están pensadas para ser vividas en el época del año más apropiada, siguiendo el ritmo de la vida y la liturgia. Como digo, es una buena apuesta por renovar y apoyar la ardua labor paterna de llevar a la fe a los hijos y hacer que esa tarea no sea algo aburrido.

ENLACE A PPC

PREPARAR LA SEMANA SANTA

¿Qué hace que la próxima semana sea SANTA? Creo que todos responderíamos, sin dudar, que los acontecimientos que vivió Jesús con su prendimiento, pasión, muerte y resurrección. Eso es simple de saber y decir, al menos para los que tenemos una formación más o menos clara. Pero, ¿qué hace que la próxima semana sea SANTA para toda la GENTE QUE NO CREE? Ésta es, sin duda, una pregunta diferente. Vayamos por partes.

En primer lugar, parece que para la mayoría de la gente, el hecho de que sea una semana total o parcialmente de vacaciones, la hace especial. Tras un largo trimestre, vienen bien unos días de descanso y hacer otras actividades. Pero esto, siendo necesario y bueno, no santifica la semana.

En segundo lugar, mucha gente vive esta semana sin religiosidad, aunque puede que sienta cierta sensibilidad por tal o cual imagen que procesiona, o por tal o cual costumbre ancestral que se practica en su tierra. Es lo que muchos llamamos "el pellizco", ese algo que no sabemos explicar y que nos emociona de una forma cíclica cuando llegan estas fiestas. Pero eso tampoco hace que la semana sea santa.

En tercer lugar, los que dicen que creen y se esfuerzan por vivir estos días cumpliendo todos los preceptos propios como son la confesión en alguno de los días, guardar el ayuno y la abstinencia el Viernes Santo, asistir debotamente a todos los oficios religiosos,... Alguno podría pensar que esta vez sí, esto hace que la semana sea santa.

Pero en el fondo, todos sabemos que lo que hace SANTO o SANTA un día, una semana, una temporada, una vida... no es otra cosa que acomodar mi vida a lo que Jesús vivió y, si es preciso, dar la vida de forma desinteresada para que otros puedan vivir. Entendida así, la Semana Santa podrá ser un poco más santa si, además de esas otras cosas más o menos superficiales que dijimos antes, hago o vivo algo que me acerque más a las enseñanzas y la vida de Jesús.

Así, ayunar por ayunar no sirve de nada si no lo hago pensando en dar de lo mío al que nada tiene, si paso de largo ante tanto necesitado que se apostará en las esquinas pidiendo dignidad en forma de unas monedas. Como tampoco sirven de mucho atiborrarnos de liturgias si, además, no comulgamos con la suerte de los que nada tienen. No hace falta irse de turismo solidario estos días, pero sí puedo plantearme hacerlo en un futuro o, si salgo unos días, quedarme en mi país para ayudar a levantar su economía en tiempos de crisis.

Así podríamos seguir diciendo muchas cosas sencillas, sin bombo ni platillo, que pueden ayudarnos a darle un color de santidad a esta próxima semana. Seguro que Jesús estará más contento con nosotros si nos dejamos de tanto golpe de pecho y arrimamos más el hombro para ayudar a otros en necesidad. 

Es una propuesta diferente para santificar una semana, unos días, una vida. Verás la alegría que se siente cuando haces alguna de esas cosas conscientemente y sabiendo que con ellas Jesús deja su cruz y resucita otra vez, otras muchas veces. Este es RECREAR LA SEMANA SANTA. Vivirla en primera persona.

viernes, 4 de abril de 2014

URGIDOS POR LA VIDA

El próximo domingo, quinto de Cuaresma, la Iglesia nos ofrece el culmen del proceso catequético de este tiempo en el que hemos hablado del AGUA de vida, el PAN de vida, la LUZ del mundo y, ahora, la RESURRECCIÓN y la VIDA. Todos estos elementos del catecumenado clásico culminaban con el bautismo del catecúmeno en la Vigilia Pascual. La resurrección de Lázaro es, pues, el adelanto del gran mensaje de salvación para todos los hombres: la RESURRECCIÓN DE JESÚS. Habría que aclarar, que es el gran mensaje para todos los hombres que aún creen en Dios, creen en la vida, porque como los fariseos y escribas que buscaban la muerte de Jesús, hay muchos hombres más interesados en la cultura de la muerte que en la de la vida.

Del relato evangélico de Juan se pueden sacar numerosos enfoques para una mejor comprensión y, sin duda, encontraréis análisis suficientemente sesudos y producto de una seria interpretación bíblico - simbólica. Pero yo quiero fijarme hoy en una faceta que muchas veces pasa desapercibida en este texto tan teológico y complejo, como todo el evangelio de Juan, habría que añadir. Me refiero al hecho de que JESÚS SE CONMOVIÓ al conocer la muerte del amigo hasta llegar al LLANTO. He buscado representaciones de esta escena y, la verdad, no he encontrado ni una sola en la que Jesús aparezca enjugándose el llanto de los ojos. Casi siempre aparece el hijo-Dios que manifiesta su poder, ante el que todos los presentes se sorprenden. Entiendo que en otro tiempo se mostrara esta visión, sobre todo porque era la visión dominante, la de un Jesús poderoso, hacedor de prodigios, hijo legítimo de Dios, injustamente tratado por los hombres. Pero me hubiera gustado encontrar la excepción que confirmara la regla. Bueno, en realidad sí la hay, y el es dibujo de Fano en el que se va a Jesús triste derramando una lágrima.

Y es que, actualizar el mensaje de este evangelio a la vida de hoy no es esperar que Dios venga a hacer prodigios, sino ponerse a trabajar de una u otra forma para que los prodigios sean posibles. Conmoverse por los hombres, por los muchos tipos de muertes en los que se hunde el hombre moderno, y apostar por la vida, por la dignidad, por el cambio.

Termino esta sencilla reflexión con una oración de Florentino Ulibarri que va en esta línea. Porque gracias a Dios, ya son muchos más los cristianos que han aprendido que A DAR VIDA se aprende CONMOVIÉNDOSE por la REALDIAD DEL HOMBRE. Esperar portentos es otra opción, pero mientras tanto, trabajemos y sintámonos URGIDOS POR LA VIDA que Jesús nos trae.


-->
AMENAZADO DE VIDA

Dicen que estoy “amenazado de muerte”
porque ando en malas compañías
y frecuento zonas conflictivas,
porque no llevo guardaespaldas
y aparezco en medio de las refriegas;
dicen que mis gestos son peligrosos,
que voy por mal camino,
que exagero...
Tal vez.
Pero cuando los que mueren son los otros,
ya me diréis si hay exageración
en algo tan simple como curar y dar consuelo.

Dicen que estoy “amenazado de muerte”
porque soy un Lázaro cualquiera,
porque mi piel es distinta,
porque soy extranjero,
porque tengo una vida que no es vida,
porque otros tienen preferencia...
Tal vez.
Pero no me digáis, entonces, que lo vuestro es vida.
¡Es cultura de muerte, y no me interesa!

Dicen que estoy “amenazado de muerte”.
Es una advertencia para intimidarme,
meterme miedo en el alma y en el cuerpo
y dejar que todo siga el curso que beneficia a los de siempre.
Sea lo que fuere, estoy tranquilo
porque, si me matan, no me quitan la vida.
Me sembrarán contigo
y granaré
desbordando sueños.

Los cristianos no estamos amenazados de muerte.
Estamos “amenazados de vida”.
Porque Tú eres la vida, aunque estés crucificado
en la cumbre del basurero del Mundo,
o enterrado en arrabales, suburbios y favelas.

Ni yo ni nadie estamos amenazados de muerte.
¡Estamos amenazados de vida, de esperanza, de amor...!
Porque tu hora, Señor, ha llegado,
y recorres nuestro mundo como río de agua viva.

Ulibarri, Fl.